El sexo no tiene edad

¿Alguna vez te has preguntado cómo será tu futuro? ¿Cómo será tu actividad sexual cuando llegues a anciano/a? Y si ya lo eres, ¿Cómo te sientes respecto a este tema?

 Actualmente, vivimos en una sociedad en la que la proporción de personas ancianas ha aumentado en las últimas décadas (Mota-Pinto et al., 2011), tanto es así que España se está convirtiendo en un país de mayores (Sarasa, 2004). Esto se debe a un descenso de la mortalidad y a un aumento de la esperanza y calidad de vida, y dentro de la calidad de vida, un importante indicador es la sexualidad (Esguerra, 2007).

Pero,  ¿Cómo se percibe la sexualidad en la sociedad? ¿Y en la tercera edad? ¿Qué consecuencias tiene?

A pesar de que el sexo es un deseo y una necesidad que todos los seres humanos compartimos y experimentamos a lo largo de nuestras vidas, las personas jóvenes ejercen prejuicios contra la expresión sexual de lxs adultxs mayores, ridiculizándola o incluso llegándola a ignorar. Esto se debe a su percepción de sexualidad, la cual es asociada con características como la juventud y la belleza (Llanes-Betancourt, 2013).   Por tanto, nuestra sociedad da por hecho que a medida que los cuerpos envejecen se vuelven asexuales, confinando de esta forma a la persona mayor a un rol de enferma, vieja, poco atractiva e indeseable (Bradway y Beard, 2014); pudiendo darse el Efecto Pigmalión o Profecía Autocumplida (Rosenthal y Rubin, 1978).

Nueva imagen

En relación con la asociación vista anteriormente, entre belleza y atractivo físico con la sexualidad, Bogaert y Brotto (2014) indicaron que el atractivo sexual autopercibido puede contribuir a la experiencia de la propia sexualidad. Este autor y esta autora denominaron autoconciencia del deseo, al constructo que hace referencia a la percepción que tiene un individuo de que los demás lo encuentran sexualmente deseable. Los estereotipos que rodean a las personas de tercera edad, entrarían en conflicto con esta teoría, ya que ellxs mismxs se asociarían con personas que han dejado de ser atractivas y que tienen cuerpos viejos deserotizados. Esto llegaría a tener implicaciones negativas para la experiencia positiva de la sexualidad y de las relaciones sexuales, afectando asimismo a la confianza de los individuos como pareja sexual (Bogaert y Brotto, 2014).

Igualmente, el hecho de etiquetar los intereses sexuales de las personas mayores como repugnantes y anormales es perjudicial para su propio bienestar y calidad de vida, ya que internalizan el estereotipo de asexualidad que la sociedad les impone, provocando que se avergüencen por su sexualidad activa o incluso que no admitan tener interés sexual (Watters y Boyd, 2009). Estos sentimientos contradictorios hacia la sexualidad y los estereotipos del adulto de tercera edad pueden llegar a ser aún más sobresalientes entre las mujeres de edad adulta, debido a los efectos acumulativos de la discriminación por edad y de la discriminación por el género (Teoría del rol social) (Clarke, 2011; Eagly, 1987).

Algunos de los principales prejuicios y estereotipos relacionados con la sexualidad en la vejez son (Bondil, 2008; Colombino, 1998):

 –          El deseo y actividad sexual mueren con la edad.
 –          Los adultos mayores que expresen deseo o actividad sexual,                                                  serán etiquetados como una persona pervertida e indecente.
 –          En la tercera edad sólo se necesita cariño.
 –          El anciano es un discapacitado sexual.
 –          Al terminar el periodo de reproducción, también finaliza la etapa                                         sexual, debido a la imposibilidad para la procreación.
 –          La imagen corporal de los ancianos es fea.
 –          Tras la viudedad un adulto no debe buscar otro compañero para                                          satisfacer sus necesidades sexuales.

El mantenimiento de estos estereotipos y prejuicios unánimes de pensamiento social hacen que la población crea que el envejecimiento lleva por sí sólo el cese de la actividad sexual, sin embargo son los distintos problemas médicos, psicológicos y/o sociales los que interfieren con la actividad normal en los individuos de la tercera edad (Kaiser, 1996). Todo estos prejuicios y estereotipos vistos hasta se denominan edadismo.

En relación con todo lo anterior, es necesario proporcionar una serie de medidas de prevención e intervención para hacer que la sexualidad vuelva a la vida de las personas mayores de forma natural y sin prejuicios, ya que la mayoría de los estudios indican que sigue existiendo una persistencia en el interés por la sexualidad en las personas de más de 65 años,  además de que la salud sexual es un  indicador de buena salud y calidad de vida a cualquier edad  (Benbow y Beeston, 2012).

Por lo que la elaboración de un programa de educación sexual permanente que permita el reconocimiento de la vejez como una etapa más de la vida en la que es posible continuar aprendiendo y mantenerse activo, así como de proporcionar herramientas para afrontar y aceptar los cambios, tanto para el colectivo objetivo como para las personas que tienen el prejuicio, es algo esencial. Según mi opinión, una forma de prevenir la aparición de este tipo de prejuicio, sería gracias a un sistema educativo que ponga en marcha un plan de estudios que recoja el tema de la sexualidad desde edades muy tempranas, de esta forma lxs niñxs aprenderían que la sexualidad es algo natural, que va cambiando con el tiempo, y que debe aceptarse y respetarse a cualquier edad.

Para finalizar deberíamos plantearnos la siguiente pregunta, ¿es justo que el/la anciano/a ante las distintas pérdidas que lo rodean debido al pasar del tiempo, también pierda la posibilidad de disfrutar su sexualidad? Si piensas que no es justo, es deber de todxs cambiar la realidad, ya que si nos paramos a pensar, lxs jóvenes de hoy seremos lxs ancianxs del mañana.

A continuación dejo un vídeo de la educadora sexual Patricia Kelly, la cual aborda el tema objetivo de esta entrada: sexualidad en adultos mayores.

Laura López Atienza

BIBLIOGRAFÍA

Benbow, S. and Beeston, D. (2012). Sexuality, aging, and dementia. International Psychogeriatrics, 24(7), 1026-1033.

Bogaert, A. F., y Brotto, L. A. (2014). Object of desire self-consciousness theory. Journal of Sex & Marital Therapy, 40 (4). doi: 10.1080/0092623X.2012.756841

Bondil, P. (2008). Vieillissement sexuel: mythes et réalités biologiques. Sexologies, 17(3), 152-173.

Bradway, K. and Beard, R. (2014). Don’t Be Trying to Box Folks In. Affilia, 30(4), 504-518.

Clarke, L. H. (2011). Facing age: Women growing older in anti-aging cultura. Lanham, MD: Rowman & Littlefield.

Eagly, A.H. (1987). Sex differences in social behavior: A social role interpretation. Hillsdale, NJ: Erlbaum.

Esguerra, I. (2007). Sexualidad después de los 60 años. Avances en Enfermería, 25(2), 124-140.

Flores-Colombino, A. (1998). La sexualidad en el adulto mayor. Buenos Aires, Argentina: Lumen Humanitas.

Kaiser, FE.  (1996).Sexuality in the elderly. Urol Clin North Am, 23 (1), 99-109.

Llanes-Betancourt, C. (2013). La sexualidad en el adulto mayor. Revista Cubana Enfermería, 29 (3), 223-232.

Mota-Pinto, A., Rodrigues, V., Botelho, A., Veríssimo, M., Morais, A., Alves, C., Rosa, M. and de Oliveira, C. (2011). A socio-demographic study of aging in the Portuguese population: The EPEPP study. Archives of Gerontology and Geriatrics, 52(3), 304-308.

Rosenthal, R., y Rubin, D. B. (1978). Interpersonal expectancy effects: The first 345 studies. The Behavioral and Brain Sciences, 3, 377-386.

Sarasa, S.  (2004). El descenso de la natalidad y los servicios de protección social a los ancianos. Revista ICE, 812, 205-217.

Watters, Y. y Boyd, T. (2009). Sexuality in later life: opportunity for reflections for healthcare providers. Sexual and Relationship Therapy, 24(3), 307-315.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s